Viernes III Semana Adviento Ciclos A, B y C

Adviento
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Lecturas para el viernes de la III Semana de Adviento Ciclos A, B y C

Lecturas Viernes III Semana de Adviento 

Ciclos A, B y C

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro de Isaías 56, 1-3a. 6-8

Así dice el Señor:
«Guardad el derecho, practicad la justicia,

que mi salvación está para llegar,
y se va a revelar mi victoria.

Dichoso el hombre que obra así,
dichoso el mortal que persevera en ello,

que guarda el sábado sin profanarlo
y guarda su mano de obrar el mal. 

No diga el extranjero que se ha dado al Señor:
"El Señor me excluirá de su pueblo".

A los extranjeros que se han dado al Señor,
para servirlo,

para amar el nombre del Señor
y ser sus servidores,

que guardan el sábado sin profanarlo
y perseveran en mi alianza,

los traeré a mi monte santo,
los alegraré en mi casa de oración,

aceptaré sobre mi altar
sus holocaustos y sacrificios;

porque mi casa es casa de oración,
y así la llamarán todos los pueblos».

Oráculo del Señor,
que reúne a los dispersos de Israel,

y reunirá otros a los ya reunidos.

Palabra de Dios. 

Salmo responsorial: Salmo 66, 2-3. 5. 7-8 (R.: 4)

R. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.

El Señor tenga piedad y nos bendiga
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación. R.

Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra. R.

La tierra ha dado su fruto,
nos bendice el Señor, nuestro Dios.
Que Dios nos bendiga; que le teman
hasta los confines del orbe. R. 

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Juan 5, 33-36

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:

—«Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz.

Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido realizar; esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado».

Palabra del Señor.